Vivencias de una Pescadora

Cada pescador vive, siente y disfruta sus experiencias de diferentes maneras; de ahí surgen los distintos puntos de vista a la hora de definir lo que nos lleva a decir que amamos la pesca deportiva.
Con ánimo de compartir lo que más me gusta de esta actividad maravillosa e invitarlos, estimados amigos, a que nos cuenten de sus vivencias y/o anécdotas favoritas, voy a hablarles sobre el, o mejor dicho, los momentos que más he disfrutado y espero que se continúen repitiendo durante toda mi existencia.
He tenido la suerte de nacer en la provincia de Corrientes, tierra mágica con ríos inmensamente bondadosos; y es allí, más precisamente en el río Aguapey (afluente del río Uruguay, para quienes no lo conocen), donde cada mes de febrero me hago presente para celebrar mis “rituales” de pesca nocturna.

image

Habitualmente (o cada vez que mis responsabilidades me lo permiten), realizo salidas a distintos pesqueros donde doy rienda suelta a mi pasión, en diferentes horarios, empleando variadas modalidades, pero este caso es particularmente especial para mí.
Me gusta esa costumbre de salir al atardecer, cuando el cielo comienza a combinar azules, dorados y rojizos… Cargar en la lancha el equipo previamente preparado, el balde con las carnadas, “algo para picar”… Y lo más importante: la ilusión de pasar un buen momento, coronado con una buena captura.
Una vez elegido el lugar y echada el ancla me dispongo a encarnar y a lanzar. Para entonces, ya se cierra la noche…
Empiezo, poco a poco, a perder la noción de los minutos que transcurren… Un pequeño tirón me pone alerta… Falsa alarma…
Escucho de pronto un gran movimiento de agua entre unas ramas y raigones contra la costa (-¿será algún gran dorado o surubí cazando?- me pregunto…).
Un nuevo pique! Esta vez más fuerte!!!
Doy un “cañazo” y empiezo a recoger mi línea. Ja!!! Por cómo tira y la manera de ir de un lado a otro puedo adivinar lo que traigo: una palometa, de las grandes; tan grande que si no le miras los dientes podrías jurar que se trata de un pacú… Y ahí sale… Bien brava…
Vuelvo a encarnar (lo más rápido posible por que la luz de la linterna atrajo un sinnúmero de inquietos insectos) y lanzo hacia donde momentos antes había notado el movimiento de agua. No es una zona muy profunda, puedo sentir perfectamente a la plomada cuando toca el fondo.
El calor se hace notar en la veraniega noche correntina… Abro la conservadora y saco una latita de cerveza bien fría que comparto con mi compañero (de pesca y también de la vida), quien permanece callado mientras le comento cuánto amo esos momentos…
Continúa la espera… El pique está pobre pero no desespero… Miro mientras tanto el oscuro cielo lleno de titilantes lunares… Cuento cuántos aviones, satélites y estrellas fugaces veo surcar esa inmensidad… Y los minutos siguen pasando…
De repente, lo más esperado!!! Una corrida que hace sonar la chicharra de mi reel!!! Dejo que siga llevando línea hasta que doy el cañazo… Siento como si hubiera clavado un tronco sumergido; mi caña permanece curvada pero no aflojo… Trato de recoger un poco y nuevamente me veo obligada a dejar que salga línea.
– Surubí o raya – me dice mi compañero… Cualquiera fuera el caso, para mí sería suficiente; ambas especies son magníficas y ponen a prueba maña y aguante…
Y comienza una titánica lucha, ida y vuelta, juntando y soltando línea… Estoy tranquila por que tengo el embrague del reel bien regulado y un multifilamento del 0,40 que anda de maravillas, muy resistente.
Después de unos 50 minutos empiezo a percibir que mi rival se va cansando, cada vez está más cerca, hasta que por fin puedo alumbrar y ver de qué se trata: una hermosa raya (sin dudas superaría los 15 kg.).
La sigo trayendo hasta que queda al borde de la lancha, se puede apreciar que no tiene la tan peligrosa “chuza” (evidentemente, alguien ya la pescó y tuvo la precaución de cortársela antes de devolverla).
Es el momento culminante, mi “coequiper” se dispone a levantarla… la vemos vencida… y entonces, como si una fuerza sobrenatural la invadiera, da un último aletazo, un último tirón… y se va!!! SE VA!!!!
Y ahí te quedas, con el pulso detenido, preguntándote qué pasó, con ganas de tirarte al agua detrás de ella… Los nervios hacen que no sepas si acordarte de la madre de la raya o reírte…
Tanto para nada… ¿Qué pasó???
Pasó que el anzuelo se abrió en ese último forcejeo… Cosas de la pesca… Ya está, no queda nada por hacer…
Quizás si hubiésemos tenido un bichero… Pero no! Profesamos la religión de la pesca deportiva… Se trata de estar en igualdad de condiciones y hacer el mínimo daño posible al pez.
Refunfuñando, jurando que la volveré a enganchar, admirando la suerte del bicho, vuelvo a encarnar y a lanzar, por que no fue la primera y seguramente, si Dios permite que siga pescando, tampoco será la última vez que pierda una pieza.
Vuelvo a la espera, a la prueba de la paciencia, un poco ansiosa, en la incertidumbre sobre si tendré revancha o no…
Sin embargo, al rato me inunda nuevamente una sensación de paz, de tranquilidad, y pienso: “PREFIERO MIL VECES ESTAR ACÁ PERDIENDO PECES QUE EN MI TRABAJO GANANDO STRESS”… Y sueño con seguir volviendo a ese lugar, cada mes de febrero, a celebrar ese “ritual” (con buenos resultados, o no tanto como en este caso, pero volver… siempre…).
Y bueno, creo que después de lo narrado sabrán entender por qué amo la pesca deportiva; es sencillo: gracias a ella he aprendido a aceptar mis derrotas sin que eso implique quedarme sin ganas de volver a la batalla (premisa que aplico en todos los aspectos de mi vida).
Ahora espero que ustedes, amigos pescadores, compartan con nosotros el motivo por el cual gustan de la pesca, o los momentos que más han disfrutado, o lo que tengan ganas de contarnos en referencia al tema.
Cordiales saludos.
Lorena.-

DEJA UN COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: