Los distintos fondos marinos

El mar tiene diversos fondos, dependiendo la profundidad y la zona elegida. Por ello, les presento cuales son los distintos fondos marinos y las características principales de cada uno de ellos.

Fondos arenosos: Se extienden a lo largos y a los ancho de todas las costas bajas y arenosas, denominándose “bajos fondos”. Su profundidad oscila entre 3 y 9 metros.

A ellos llega la luz de los rayos solares y los hace muy ricos en fauna. En efecto, son especialmente frecuentados por los codiciados peces de forma aplanada (fleuronectidos), como lenguados, rodaballos y platijas. Los peces excavadores, provistos de barbillas como los salmonetes, encuentran en estos fondos su hábitat ideal. Naturalmente, también los veloces e inalcanzables predadores se encuentran con frecuencia en estas zonas en busca de fáciles presas, no siendo raro, por ejemplo, hallar algunas lubinas.

Fondos rocosos y vegetación submarina: El paisaje submarino –formado por los contornos ásperos y agudos de las escolleras y por el manto fluctuante de la vegetación, con las variedades de la flora y las miríadas de minúsculos organismos en suspensión, los moluscos y crustáceos de distintas formas- asegura un hábitat ideal a muchas especies de peces. A los voracísimos senanos, a los sargos, a los bancos de salpas, a las doradas ávidas de los jugosos moluscos y al tropel de los veloces e inquietos mújoles.

De todo lo descrito resulta un ambiente favorable para la pesca de orilla o desde una embarcación.

Fondos pedregosos: Son frecuentes en las proximidades de las costas altas y rocosas, cuyos detritus, sometidos a la continua erosión de las olas, las van desgastando y terminan por asumir la forma achaflanada del guijarro.

En los lugares donde el oleaje no es fuerte, en las tranquilas aguas de los puertos naturales y las bahías o ensenadas bien protegidas del viento, estos fondos de hayan revestidos de un mucílago resbaladizo y salpicado a veces de manchas o grandes fajas de vegetación formada por algas. Frecuentan este ambiente los pulpos serranos y pintarrojas. En las proximidades de la mencionada vegetación abundan lábridos y salpa.

Fondos de Posidonias: Varias especies de plantas, semejantes entre si, como la posidonia, se encuentran en fondos bajos arenosos a lo largo de las costas de nuestros mares. Son plantas provistas de raíces con larguísimas hojas cintadas de color verde brillante y flores que se abren en su extremo. Viven en una profundidad máxima de 30 metros.

Asiduos entre la vegetación de posidonias son los lábridos, sargos, rayas, calamares y sepias. En primavera se da una presa muy estimada: el dentón.

Lagunas litorales de agua salobre: albuferas y marismas: Se llaman aguas salobres aquellas que no puedes clasificarse entre las aguas dulces ni tampoco entre las marinas. Tales extensiones de agua son, en efecto, verdaderos embalses, a veces muy extensos, pero pocos profundos, alimentados en parte por los ríos que bajan de interior y en contacto permanente e irregular  con el mar.

Si la contaminación con el mar permite  la entrada regular de agua marina, a causa de filtraciones o mareas, se llaman albuferas. Si la comunicación con el mar es irregular se denominan marisimas. La concentración salina en dichas aguas es muy inferior a la del mar.

En efecto, se encuentran lucios, lubinas, percas. Por el contrario, cerca del mar es fácil encontrar lubinas, mújoles, doradas y platijas. Durante la primavera pueden encontrarse sardinas, agujas, caballas y gran cantidad de pejerreyes.

 

Fuente: Libro “La pesca deportiva en el mar”. Editorial “De Vecchi”. Autor: Alcides Mazzanti.

INICIO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s